La gente que compra en Kichink tiene claro lo que busca, la mayoría de las veces. Las palabras que utilizan en sus búsquedas son muy sencillas, si bien tienen idea de lo que van a comprar también quieren ver opciones.

Es muy importante que la descripción y títulos de tus productos contengan palabras clave para aparecer en los resultados de búsqueda. Empieza a familiarizarte con este término: SEO (Search Engine Optimization).

Conoce el SEO

Las palabras clave son la llave de entrada a los resultados de búsqueda, cuando un motor de búsqueda comienza a recopilar resultados lo primero que filtra son las palabras exactas que el usuario ingresó.

Es muy importante pensar cuáles son las palabras que la mayoría usaría para encontrar mi producto, piensa que muchos usuarios buscarán de forma genérica “zapatos” o “maceta roja”.

Seguramente comienzas a identificar cómo funciona el SEO. Aquí tienes algunos consejos para volverte un experto.

Títulos

La clave de éxito son títulos cortos, claros y descriptivos que faciliten la búsqueda de tus clientes. Empieza con las palabras que describen a tu producto.

Evita usar códigos internos. Por ejemplo, un comprador podría tener complicaciones a la hora de entender un título así: Plata 6500.

Si un cliente está buscando una maceta nunca escribirá un código que solo tú conoces. Siempre tendrá en mente el objeto que quiere encontrar, por lo que su búsqueda tal vez sería: Maceta de concreto.

Si tienes dudas de cómo redactar el título, resuelve estas preguntas:

  • ¿Qué es?
  • ¿Para qué es?
  • ¿Cómo es?

Descripciones

Aquí podrás darle rienda suelta a las palabras, sin olvidar las palabras clave. Así podrás tener una descripción perfecta de tus productos:

Materiales y técnicas

Escribe palabras que digan cómo y con qué está hecho tu producto. Describe materiales y técnicas con palabras clave, por ejemplo: “impresión” o “hecho a mano”

Para quién es

Dale ideas a los compradores que buscan un regalo y  necesitan inspiración. Describe quién es el destinatario ideal de un producto.

Por ejemplo: regalos para novio, regalos para recién casados, regalos para nuevas mamás, regalo para profesor.

Orienta soluciones

Tus productos solucionan necesidades y debes hacerlo saber a tus clientes, porque cuando tus clientes buscan están pensando en eso que quieren hacer o solucionar.

Por ejemplo: “organizador de armario”, “bandas para para entrenar”, “chamarra para la lluvia”.

Estilo

Muchas compras se definen por el estilo. Utiliza palabras que describan la corriente o tendencia de tu producto. Puede ser la época del año, la paleta de colores o la estética; agrega este detalle para detallar la personalidad de tus descripciones .

Por ejemplo: lámpara art déco, anillo minimalista, adorno rústico de pared o lámina tipográfica.

Tamaño

El tamaño es fundamental. Describe a detalle el tamaño y la forma de tus productos, será clave en la toma de desiciones de tus clientes. Además reforzará lo que vean en las fotografías.

Por ejemplo: “cesta de mimbre de 25cm x 30cm y 15cm de fondo” o “bolso de playa grande”, pantalón de bebé.