Toda creación no es sino recreación, una nueva forma de ver las mismas cosas y de expresarlas de manera diferente.

Yves Saint Laurent

Todo proceso de creación de un producto, va de la mano con un gran reto: convertir dicho producto en un objeto de deseo, una falsa necesidad. Para ello, es necesario que tengas una planificación previa.

Identifica tu target

El primer paso es identificar el tipo de consumidores a los que les vas a estar hablando. Debes establecer cuales son sus hábitos, profesión, actividades, gustos y marcas que utiliza (recuerda que estas serán tu competencia).

Analiza las tendencias

Ya que estableciste a tu consumidor ideal, es importante comenzar a observar que sucede a tu alrededor. En este punto es necesario realizar el análisis de las principales tendencias; información como materiales, colores, siluetas, estampados, etc. son la base que determinará las características de tu producto al momento de ponerlo a la venta.

Crea boards inspiracionales

Reúne todos los elementos visuales posibles en un collage inspiracional. Esta herramienta te ayudará a aterrizar todas las ideas que tengas en mente, centradas en un mismo sitio. A partir de este board puedes comenzar a crear tu producto.

Piensa en una colección

Es importante tener en mente que, a pesar de tener un producto que te genere muchísimas ventas, debes acompañarlo de otros artículos que lo complementen. Crear varias piezas que sigan la misma línea que tu producto estrella, te ayudará a posicionar tu marca y establecer ciertas estrategias que te sigan generando ventas y nuevos consumidores.