La narración de historias siempre ha sido una herramienta poderosa para transmitir información y obtener una fuerte respuesta emocional de los clientes.

En esta publicación, compartiremos conceptos básicos para narrar historias en marketing por correo electrónico. Y crear contenido atractivo y cautivador para tus suscriptores.

Los especialistas en marketing usan la narración de historias para crear una relación significativa con su audiencia. De hecho, el 92% de los usuarios prefieren anuncios que parezcan una historia.

¿Por qué es importante contar historias?

Las historias crean un vínculo emocional entre tu marca y el cliente

Una historia involucra diferentes áreas del cerebro que liberan adrenalina. El proceso, permite que los lectores sintonicen el ritmo de tu historia y la experimenten como si fuese propia.

Las historias dejan tu marca en la memoria de los suscriptores

Una historia convincente y bien contada puede permanecer en la mente del lector, crea una conexión emocional entre tu marca y los clientes. De hecho, los mensajes contados como historias están grabados en la memoria 22 veces mejor que los hechos.

Las historias descubren la personalidad de la marca

El uso de historias para presentar los valores y filosofía de tu negocio, te permiten mostrar las características de tu marca, para que se destaque del resto.

Cuenta una historia en un correo electrónico

Estos son los tres componentes básicos para contar una historia en correo electrónico:

Personajes. Cada historia necesita un personaje para vincularse con la audiencia. En este caso, el personaje principal puede ser tu producto, tu marca o una persona que influyó en su formación. Por ejemplo:

  • ¿Quién comenzó la empresa?
  • ¿Quién te inspiró para iniciar la empresa?
  • ¿Cómo se te ocurrió la idea de tu producto o servicio?
  • ¿Quién creó el logo?

Conflicto. Una vez que hayas elegido un personaje clave, llama la atención de tus lectores y haz que las personas se sientan conectadas a tu historia contándoles tu experiencia. Por ejemplo:

  • ¿Qué te hizo iniciar la empresa?
  • ¿Cuáles obstáculos enfrentaste?
  • ¿Hubo lecciones que aprendiste de esta experiencia?
  • Cuenta sobre errores has cometido

Resolución. Luego de colocar a los personajes o conflictos en el contexto de la historia, deja a tus suscriptores una resolución: un llamado a la acción. Por ejemplo:

  • ¿Qué lograrán los lectores usando sus productos?
  • ¿Cómo se beneficiarán de colaborar contigo?

Da el primer paso, comenzar es lo más importante. Tus historias se irán puliendo poco a poco, tus suscriptores podrán leer tu desarrollo y eso los dejará enganchados a tu marca.